Roberto Casini, Director Gerente del Grupo, nos ofrece su visión sobre la entrada de Les Bouchages Delage en Tapì

tapigroup 28 septiembre 2020 0

La situación actual y una mirada hacia el futuro

Transcurrido más de un año desde las reuniones celebradas en Francia e Italia, nos complace anunciar la incorporación de Les Bouchages Delage en el Grupo Tapì.

Hemos elegido a esta reconocida empresa líder en la producción de tapones para bebidas alcohólicas de primer nivel y aliado comercial de los principales productores de coñac y otras bebidas espirituosas a nivel global, aunque hubo muchas otras empresas interesadas, incluidas algunas multinacionales que operan en el sector de los tapones. Por este motivo, podemos decir que no solo estamos orgullosos de haber escogido a este socio comercial, sino que también estamos contentos de que ellos nos hayan elegido a nosotros, considerando los otros importantes colaboradores potenciales.

Uniendo Tapì y Delage en un solo grupo reforzaremos la fuerza de nuestras empresas

La fusión francoitaliana ha sido recibida con gran entusiasmo por ambas partes. Y, por ello, veo al Grupo Tapì-Delage como la combinación de los valores comunes de sus respectivas habilidades, y no solo como adquisición real. Para mí, es un orgullo ver que ya existe un fuerte compromiso y la aptitud de compartir energías y competencias entre las personas de las dos empresas.

Les Bouchages Delage es una organización con gran capacidad y pericia técnica en nuestro mercado de referencia. Las dos empresas venden productos de alta calidad, con ofertas comerciales complementarias y gamas de productos que se integran a la perfección.

El know-how específico en materiales de plástico y aluminio, junto con la producción y el suministro de madera, de Tapì se integra con las fases de producción de Delage de plásticos metalizados y metalistería, así como con su profundo conocimiento del corcho.

Por ello, actualmente nos hemos convertido en el grupo con la cartera más completa que se pueda imaginar en el mercado de los tapones, focalizada en las bebidas espirituosas prémium y superprémium.

Ambas marcas –Tapì y Les Bouchages Delage– siempre han apuntado a las tecnologías de vanguardia y a la investigación exhaustiva de diseño. Por ello cabe esperar que consigan una excelente posición en el mercado, tanto en términos de reputación como de fuerza de la marca a nivel internacional.

Más precisamente, la marca Tapì siempre ha destacado por el diseño y la innovación; mientras que la marca Delage ocupa una posición más tradicional, con una focalización muy precisa en el desarrollo de productos de la máxima calidad.

Estoy seguro de que la convergencia de Tapì y Delage en un solo grupo reforzará nuestras empresas y nuestros objetivos de mercado. Por un lado, impulsaremos la consolidación de ambas marcas en los mercados en que operan. Y, por otro, podremos hacernos con nuevos mercados haciendo coincidir el punto de encuentro entre demanda y oferta en el modo más holístico y efectivo.

Este artículo ha sido publicado en nuestra revista impresa TapInk.

Solicite su ejemplar para mantenerse actualizado sobre el mundo de Tapì.

La situazione attuale e le prospettive future

Dopo oltre un anno di incontri in Francia e in Italia, siamo lieti di annunciare l’ingresso di Les Bouchages Delage nel Gruppo Tapì.

L’azienda, leader indiscussa nella produzione di tappi per bevande alcoliche di alta qualità e partner dei maggiori produttori di Cognac e di altri alcolici a livello mondiale, aveva molti pretendenti, tra cui alcuni grandi gruppi multinazionali che operano nel settore delle chiusure.

Per questo possiamo dire non solo che siamo lieti di averla scelta come partner, ma anche di essere stati scelti a nostra volta, visti gli altri interessanti potenziali collaboratori.

L’alleanza Tapì-Delage all’interno di un unico Gruppo rafforzerà il nostro business

Il sodalizio franco-italiano è stato accolto con grande entusiasmo da entrambe le parti. Per questo motivo vedo il Gruppo Tapì-Delage più come la combinazione di valori comuni fondati sulle rispettive competenze, piuttosto che come un’acquisizione vera e propria. Ed è per me motivo di orgoglio constatare come sia già forte l’impegno e la volontà di condividere sinergie e competenze tra il personale delle due organizzazioni.

Les Bouchages Delage è una realtà nota per competenza e know-how nel nostro mercato di riferimento. Entrambi vendiamo prodotti di alta qualità, con offerte commerciali complementari e gamme di prodotto che si integrano perfettamente.

Il know-how specializzato nelle materie plastiche e alluminio, oltre all’approvvigionamento e alla produzione di legno di Tapì, si integrerà con la produzione di materie plastiche metallizzate e la lavorazione dei metalli di Delage, beneficiando altresì della loro profonda conoscenza del sughero.

Oggi, dunque, siamo diventati il Gruppo con il più completo portafoglio di chiusure dedicate ai distillati premium e super-premium, presente sul mercato.

Entrambi i brand, Tapì e Les Bouchages Delage, sono da sempre associati a tecnologie all’avanguardia e ad una costante ricerca di design. Insieme contano di raggiungere una preminente posizione di mercato a livello internazionale, sia in termini di reputazione che di forza del marchio.

Il brand Tapì in particolare si distingue da sempre per il design e l’innovazione, mentre il marchio Delage occupa una posizione tradizionale, con un occhio attento allo sviluppo di prodotti di altissima qualità.

Sono certo che l’unione di Tapì e Delage in un unico Gruppo rafforzerà i nostri obiettivi di business e di mercato, da un lato favorendo il consolidamento di entrambi i brand sui mercati già presidiati, dall’altro conquistandone di nuovi, facendo convergere il punto d’incontro tra domanda e offerta nel modo più olistico ed efficace possibile.

Questo articolo è pubblicato nella nostra rivista cartacea TapInk

Richiedi la tua copia per essere sempre aggiornato sul mondo di Tapì.

Llega NEOS, la nueva tecnología Tapì para reducir la huella de carbono de los productos

tapigroup 24 septiembre 2020 0

NEOS es la tecnología innovadora de Tapì capaz de reducir la huella de carbono de los productos, en el caso específico de los cierres para el mercado de las bebidas esta reducción se obtiene utilizando polímeros derivados de fuentes renovables.

NEOS está basada en la búsqueda constante de nuevos materiales capaces de eliminar completamente el uso de fuentes petroleras, dejando espacio a materias primas provenientes de fuentes ecosostenibles que ofrecen las mismas prestaciones y resultan igualmente idóneas para el sector alimentario.

Gracias al uso de la tecnología NEOS se pueden mantener inalteradas las prestaciones y la estética de todas las creaciones Tapì utilizando materias primas provenientes de fuentes renovables e interviniendo en su origen sin afectar en modo alguno las prestaciones técnicas.

La tecnología NEOS forma parte del proyecto de Tapì denominado “LEI – Low Environmental Impact”, acrónimo que define la misión empresarial de Tapì: contribuir a la reducción del impacto ambiental y cuidar de nuestro planeta.

La sostenibilidad es, desde hace años, el centro de los valores y de la estrategia de Tapì. Con NEOS nos comprometemos a crear día a día sistemas de cierre que preserven el medioambiente, reduciendo los derroches y aumentando la eficiencia.

 

 

Descarga el comunicado de prensa

Envase de diseño para prevenir los desechos, los derroches y las emisiones

tapigroup 16 septiembre 2020 0

En la actualidad la industria del envase en general tiene una grandísima responsabilidad a la hora de ayudar a proteger el planeta de la invasión de plástico y residuos. Qué está cambiando.

 

La crisis sanitaria como consecuencia del COVID-19 ha frenado la sobreexplotación de los recursos naturales pero, en cualquier caso, el 22 de agosto de 2020 ha tenido lugar el Earth Overshoot Day (Día sobre la Sobrecapacidad de la Tierra).

Este día, con más de tres semanas de retraso respecto a 2019, ha marcado el agotamiento de los recursos  naturales que el planeta pone a disposición al año. Básicamente en la actualidad es como si la humanidad necesitara 1,6 planetas para satisfacer sus necesidades.

Son muchos los consumidores que se preocupan cada vez más por el impacto negativo del ser humano sobre el planeta: excesivas emisiones de carbono, cambio climático y la infinidad de plástico que contamina los mares y los océanos son los principales problemas (aunque no son los únicos) que toda la humanidad está teniendo que abordar estos últimos años.

Gran parte de las dificultades derivan de la naturaleza consumista y capitalista a la que estamos acostumbrados, que alimenta la obsesión por comprar mercancía que no siempre respeta el medio ambiente.

La moda rápida (fast fashion) y la electrónica son dos de los principales sectores culpables. El Reino Unido, por ejemplo, posee el mayor consumo de ropa nueva en ​​Europa, con una estimación de 23 millones de prendas de vestir desechadas en 2017.

También el sector de la bebida, a pesar de no estar en el punto de mira, se ha adaptado hace años a la búsqueda de soluciones cada vez más sostenibles para el medio ambiente. En Tapì también intentamos contribuir de algún modo invirtiendo en investigación y experimentando nuevas tecnologías y procesos de producción que permiten seguir flujos de trabajo optimizados y con menos despilfarro. Asimismo permiten crear tapones sostenibles partiendo de materias primas vegetales o reutilizando materiales de desecho. Hemos querido dar un nombre al conjunto de buenas prácticas de empresa y a todo lo que para nosotros está relacionado con la sostenibilidad, que es parte de nuestro ADN de empresa: LEI – Low Environmental Impact (Bajo Impacto Medioambiental).

 

El papel del consumidor en la era de la sostenibilidad

Desde que la sostenibilidad se ha convertido en un valor añadido, varias empresas han decidido unirse a esta tendencia adoptando el envase ecológico. Por otro lado actualmente crear embalajes que respeten el medio ambiente ya no es sólo una tendencia, sino más bien una necesidad para la humanidad y el planeta.

Además estudios recientes demuestran que el envase sostenible es una de las principales influencias en las decisiones a la hora de comprar. Aproximadamente el 80% de los consumidores, sobre todo de la generación del milenio, se muestra a favor de gastar más a la hora de comprar a empresas que respeten los principios de ética y sostenibilidad medioambiental.

 

¿De qué forma el envase puede ayudar a luchar contra el cambio climático y los derroches?

La industria del envase en general ha evolucionado de forma notable en los últimos veinte años, ya que se ha prestado más atención a la facilidad de uso para el consumidor final, el diseño y la practicidad.

Hace tiempo la marca y el estilo eran los únicos retos para los diseñadores de envases, mientras que ahora entran en juego otros factores como la eficiencia y la ecología. Por lo tanto podemos decir con seguridad que existe una conciencia común en toda la cadena del mundo de la bebida: de los fabricantes a los diseñadores, hasta llegar al cliente/consumidor.

Para las empresas especializadas en la producción de envases, esto significa una mayor innovación y alejarse de las soluciones “one size fits all” (enfoque global) para pasar a embalajes personalizados y estudiados en cada caso con y para el cliente. Por otro lado esto significa un mayor potencial para los productos especiales y los compradores podrían estar dispuestos a pagar más por tenerlos.

Pero, ¿de qué forma los diseñadores de envases podrían ayudar concretamente a luchar contra el cambio climático y la invasión de los residuos de plástico? Veámoslo juntos.

Considerar las ‘’R’’ del diseño de envase

El envase, por lo menos hasta hace poco, estaba formado principalmente por elementos poco sostenibles. Sin embargo, de un tiempo a esta parte, se ha puesto en marcha el paradigma de las R de la sostenibilidad: un concepto de pensamiento ecológico que engloba nuestros principios básicos en constante evolución: Reduce, Reuse y Recycle. El objetivo de esta teoría consiste en sensibilizar, prevenir los derroches y preservar los recursos naturales.

En Tapì, en los últimos años, hemos adoptado esta filosofía para aportar mejoras en los procesos productivos y crear nuevos tapones sostenibles capaces de permitir a las marcas que los adoptan plasmar al máximo sus valores.

 

Analizar el ciclo de vida real de los materiales de envase

El análisis del ciclo de vida del envase es un problema que preocupa, ya que las distintas formas de embalaje plantean dificultades a la hora de evaluar el impacto medioambiental real.

Tomemos, por ejemplo, una lata de aluminio y comparémosla con una botellita de vidrio. El aluminio consume más energía durante la producción inicial, pero el reciclaje es muy eficiente. Al mismo tiempo el vidrio consume menos energía cuando se produce, pero el reciclaje prevé fundir el envase. Sin embargo si la botella se lava y se reutiliza, la eficiencia desde el punto de vista energético es mayor que el reciclaje de la lata.

 

Prestar atención a las claves normativas

Los factores de regulación siguen siendo de apoyo y algunos países están difundiendo o han promulgado protocolos que tendrán un impacto directo o indirecto en las elecciones del envase: del reciclaje a la reducción de la huella de carbono.

Teniendo en cuenta estos puntos, todos los incentivos se ajustan para conseguir avanzar más por lo que respecta a la reducción de los derroches y mejorar la duración del producto y la experiencia del consumidor final. Básicamente menos residuos significa menos costes para los fabricantes y el medio ambiente.

 

En conclusión

En general el sector del envase atraviesa por un cambio muy positivo y los diseñadores se están implicando en ensayos cada vez más innovadores para satisfacer las exigencias de un mercado (y un mundo) en constante evolución.

 

En Tapì también buscamos constantemente nuevas soluciones sostenibles específicas para el mercado de la bebida de calidad y calidad suprema.

Saber más información

Un viaje alrededor del mundo con Claire Duacheux para descubrir las tendencias del sector de las bebidas

tapigroup 10 septiembre 2020 0

El mercado global de las bebidas ha cambiado mucho en los últimos años. También los productos han cambiado, por ejemplo, el vodka tuvo un gran auge en el pasado, pero ahora está disminuyendo el consumo. A la vez, hay productos que están experimentando una curva de crecimiento exponencial de ventas, como la ginebra y el tequila, y otros incluso han alcanzado niveles récord de ventas, como el coñac, no obstante la amenaza de una fuerte subida de impuestos por parte de la administración Trump.

Van muy bien el whisky y el bourbon. Algunos expertos han afirmado que posiblemente este último licor experimentará un gran repunte en los próximos años.

Todas estas estadísticas están condicionadas directamente por la preferencia de los «millennials» por las destilerías artesanales y por su patrón de consumo en general.

Hasta hoy, podemos afirmar que se nota un deseo global de consumir alcohol y bebidas espiritosas en modo diferente a como se hacía en el pasado, especialmente en el caso de los consumidores occidentales. De hecho, estos prefieren los productos bien hechos, con materias primas de excelente calidad y elaborados con métodos tradicionales o pseudotradicionales.

Actualmente, las destilerías artesanales han conseguido beneficiarse de una cuota de mercado que hasta ahora habían detenido solo los gigantes del mundo de las bebidas. Esta tendencia ha obligado a todos los productores, grandes y pequeños, a reconsiderar no solo sus productos, sino también –y sobre todo– sus envases.

Hoy, más que nunca, el envase debe tener la capacidad de comunicar la calidad y la autenticidad de un producto. Especialmente en el mercado de los licores, se percibe un enfoque cada vez más centrado en la elección de los tapones. En efecto, el tapón, otrora rasgo casi inadvertido, ha pasado a ser un accesorio decorativo genuino y una parte integral del envase cada vez más fiel a los valores de la marca.

Usar los envases y los tapones como herramientas de comunicación genuina es una tendencia imperante en mayor o menor medida en todo el mundo. Y para satisfacer esta nueva demanda, nosotros, en Tapì, estamos avanzando en varios frentes.

México y Estados Unidos, por ejemplo, representan mercados muy estratégicos para nosotros. El tequila ha experimentado un enorme crecimiento en los últimos años y también existe un gran potencial en el mundo del mezcal.

Estados Unidos es estratégico por diferentes motivos. Uno de ellos es el éxito del bourbon y de las destilerías artesanales, que ya cité, puesto que es importante ser puntual en las entregas y receptivo con los servicios locales cuando se suministra este tipo de productos.

Francia sigue siendo un país clave para nuestra actividad, gracias al coñac, que, para nosotros, es un producto muy importante, habida cuenta de la facturación del Grupo y su posicionamiento en este nicho de mercado específico. Además, confiamos en obtener excelentes resultados con otros productos, como el whisky francés, la ginebra, el ron, el vodka y otros licores, así como con productos de la industria de perfumes, cosméticos, condimentos y, dentro de poco, con la cerveza artesanal.

Otro mercado estratégico para el Grupo es Escocia, obviamente, pues ofrece un enorme potencial de desarrollo para toda la empresa. Además, seguimos trabajando con algunos mercados tradicionales, como Italia, Alemania, España, Gran Bretaña y América Central y del Sur, donde estamos siguiendo atentamente el posible auge de la cachaza prémium y superprémium.

En los últimos años, hemos notado que Asia oriental e India están experimentando un crecimiento en cuanto a la producción de bebidas espiritosas, y por ello estamos dirigiendo nuestros esfuerzos para encontrar nuevos clientes potenciales en este territorio.

 

Pensar en modo global, actuar a nivel local.

Esto es lo que nos exigen cada vez más nuestros clientes, y este es el lema que podría resumir mi función como Gerente de Cuentas Estratégicas Globales.

Para operar a nivel mundial se requiere un plan de contingencia sólido y, al mismo tiempo, es necesario contar con un servicio local adaptado a las necesidades de los diferentes mercados.

Mi trabajo implica una determinada capacidad de negociar con los contactos de todo el mundo, sin pasar por alto ni «ofender» a los contactos locales, que son fundamentales, tanto como compradores como en el desarrollo de los envases. Esto requiere una cierta diplomacia en mis relaciones con los clientes y adoptar distintas formas de trabajo.

Diría, por ejemplo, que tengo que trabajar con diferentes husos horarios, considerando donde viven mis clientes, y tengo que viajar a menudo. Es útil saber comunicar en varios idiomas, además de la lengua materna, en mi caso el francés. Obviamente el inglés y el italiano son útiles para las comunicaciones internas y con algunos clientes clave, y también en español por las mismas razones. E igualmente importante es saber trabajar en equipo y tener la capacidad de reunirse alrededor de una mesa en diferentes departamentos de la empresa, como la Dirección General, Ventas, Marketing, Compras, I+D, Producción, Calidad, Administración u otros.

No se puede cerrar una negociación por 80 millones de tapones sin trabajar en equipo. Es imposible. Y quizá esta sea la parte más interesante de mi nuevo cargo en la empresa.

Tengo la suerte de trabajar con colegas fantásticos, que poseen capacidades increíbles. Y estoy convencida de que cuando se logra un gran éxito, se disfruta más si es fruto del trabajo de equipo.

Este artículo ha sido publicado en nuestra revista impresa TapInk.

Solicite su ejemplar para mantenerse actualizado sobre el mundo de Tapì.

El alma sostenible de Tapì ya tiene nombre: LEI

tapigroup 8 septiembre 2020 0

LEI (Low Environmental Impact) es el acrónimo que define con simplicidad la misión empresarial de Tapì: contribuir a combatir el impacto ambiental, cuidando así de nuestro planeta.

LEI representa también la personificación de la Madre Tierra, la que cuida del mundo y nos enseña a respetar el medioambiente.

LEI nace para dar una identidad clara a los proyectos, gamas de producto, tecnologías y procesos productivos, así como a las mejores prácticas empresariales que se pueden definir como sostenibles, es decir, ideadas y desarrolladas para garantizar el menor impacto medioambiental posible.

Diseño verde, transparencia, satisfacción del cliente y sostenibilidad, estos son los valores fundamentales de la visión de Tapì para el presente y para el futuro.

Desde hace 20 años trabajamos para garantizar la máxima sostenibilidad posible de nuestros métodos de producción, cadenas de suministro y procesamiento de los materiales, por ello utilizamos fuentes de energía alternativa y renovable e invertimos constantemente en investigación y desarrollo. Ahora, diseñamos y realizamos cierres sostenibles y de bajo impacto ambiental para satisfacer las exigencias de diseño verde de nuestros mercados de referencia.

Entre ellos se encuentra NEOS, una tecnología innovadora capaz de reducir la huella de carbono de los productos mediante el uso de bioplásticos provenientes de fuentes renovables, que permite realizar cierres ecosostenibles manteniendo inalteradas las prestaciones técnicas.

También Abor, un proceso de producción innovador a través del cual realizamos cierres para el mundo de las bebidas espirituosas a partir de los desechos de destilación de nuestros clientes. La reutilización de las materias primas residuales, además de evitar operaciones de eliminación innecesarias, permite realizar embalajes que cuentan la historia de los productos que sellan.

Basándonos siempre en el concepto de la reutilización hemos lanzado T-Cask, un proceso de recuperación de la madera proveniente de los barriles en los que maduran los productos los cuales, al llegar al final de su ciclo de vida, son transformados en cierres artesanales con alma verde.

Asimismo, hemos ideado un método de reciclaje de componentes con Duo, un cierre con cabeza y tallo desmontables manualmente, y sentado las bases para una solución de cierre híbrida denominada Pure. Una propuesta alternativa a las soluciones habituales de plástico o corcho, constituida por la unión de bioplásticos generados por fuentes renovables – NEOS – y por micro gránulos esterilizados de corcho natural, unidos sin necesidad de utilizar colas poliuretánicas.

 

LEI es esto y mucho más, una especie de regreso a los orígenes, donde el respeto por los elementos naturales y el medio ambiente era la base de cualquier acción realizada por el ser humano. En Tapì trabajamos con la misma inspiración para lograr una organización empresarial más sostenible, prestando una atención constante a las necesidades de nuestros empleados, colaboradores y clientes, con el fin de proponer soluciones de producto y servicio capaces de satisfacer las demandas del mercado y, al mismo tiempo, proteger nuestro planeta.

 

Descargar el comunicado de prensa