¿El envase de lujo puede ser sostenible?

tapigroup 26 febrero 2021 0

Cómo la creciente atención por el medio ambiente está cambiando el mundo del envase de lujo

Dado que los consumidores están mostrando cada vez más atención por el medio ambiente, e intentan tomar decisiones cada vez más sostenibles, las empresas también se están moviendo para encontrar soluciones de envase útiles para reducir el impacto medioambiental.

Esta tendencia ha llevado a muchas empresas que trabajan en el sector del envase de bebidas a cambiar su misión invirtiendo cada vez más en la investigación y el desarrollo de alternativas ecológicas. Por ejemplo, hace unos meses salió a la luz la noticia de que Bacardi pasará a las botellas biodegradables antes de 2023. Un signo de que claramente algo está cambiando para proteger el medio ambiente.

Pero si hasta hace poco el término envase de lujo era lo opuesto a envase sostenible, actualmente podemos afirmar que ambas cosas van de la mano sin grandes obstáculos.

Un claro ejemplo de ello son nuestros productos Abor y T-Cask, creados gracias a innovadores procesos productivos que reutilizan los residuos de la destilación y los barriles una vez que llegan al final de su ciclo de vida para crear tapones vanguardistas y dedicados a productos de calidad y calidad suprema, y también Duo, el tapón que permite separar con facilidad el cabezal de la espiga para que el reciclaje se pueda llevar a cabo correctamente.

 

El reto del lujo sostenible

Hasta hace poco las marcas prestigiosas y sus clientes a menudo se concentraban sobre todo en la estética del envase en vez de en la ecocompatibilidad, pero ahora todo el sector está cambiando de rumbo.

El cometido de producir elementos de envase ecológicos que también puedan aplicarse al mundo de las bebidas de calidad, es todo menos sencillo. El reto es muy importante, ya que afecta a la salud del medio ambiente que nos rodea, pero también hay que subrayar que en la actualidad hay una mayor concienciación respecto al pasado y la ecuación se ha transformado en ecológico = de moda. El motor principal de este cambio han sido los consumidores que han aportado importantes modificaciones a sus costumbres a la hora de comprar hacia decisiones más sostenibles para el medio ambiente.

Lo ecológico es una tendencia a la que estamos asistiendo hace varios años pero, como consecuencia de la pandemia de COVID-19, se ha consolidado aún más en los últimos 12 meses. Según las estadísticas McKinsey, durante el primer confinamiento las personas han optado por un estilo de vida más sostenible, han prestado más atención al reciclaje y han adquirido productos con un envase más pendiente del medio ambiente. Por eso en la actualidad es una tendencia que no se puede pasar por alto en el mundo del lujo.

Envases sostenibles: la elección de las empresas

En los últimos años, también las empresas del mundo del lujo han invertido la tendencia hacia prácticas más sostenibles. Entre los precursores del sector sin duda está Gucci que, en el ya lejano 2010, lanzó sus envases 100% reciclables de papel certificado FSC (Forest Stewardship Council).

Centrándonos estrictamente en el mundo de la bebida, muchos productores están desarrollando activamente soluciones más sostenibles sin que afecten al concepto de lujo. Más allá del ejemplo de Bacardi que se ha citado al principio del artículo, entre las marcas comprometidas con la protección medioambiental están también Westland Distillery, que utiliza sólo recursos naturales para la producción, y Copper & Kings, que aprovecha la energía solar para el suministro de electricidad.

Esto significa que, aparte de los materiales, las empresas están adoptando medidas capaces de conseguir que los procesos de producción sean más ecocompatibles. En Tapì también vamos en esta dirección desde hace años, invirtiendo mucho en investigación y desarrollo de nuevas soluciones capaces de reducir la huella de carbono. Ejemplo de ello es la tecnología NEOS, que se lanzó en 2020 y utiliza polímeros de fuente renovable manteniendo inalteradas las prestaciones de los productos y su estética, actuando en el origen de las materias primas y no en su rendimiento.

Envase sostenible y de lujo: el futuro

Todo lo que se ha dicho hasta ahora nos ayuda a entender que también los productores se están comprometiendo de verdad para reducir el impacto medioambiental a través de los procesos productivos y/o los materiales utilizados, lo que es sin duda un paso importante en la dirección correcta.

Mirando hacia el futuro, parece obvio que las empresas seguirán mejorando la ecocompatibilidad de los envases, quizás a favor de los bioplásticos, capaces de proporcionar el mismo impacto estético que la alternativa no sostenible, o de otros materiales ecológicos más fáciles de reciclar o reutilizar una vez desempeñada su función.

Profundiza: las tendencias del diseño de envase de bebidas para 2021

En conclusión

A la luz de los ejemplos que hemos visto, actualmente podemos decir a ciencia cierta que también el envase de lujo puede ser sostenible. Toda la industria ha evolucionado con innovaciones que no tienen nada que envidiar, a nivel estético y/o de prestaciones, a las alternativas menos ecológicas.

Entra en el mundo sostenible Tapì.

Entrevista a Fred Jerbis

tapigroup 10 febrero 2021 0

  • Fred Jerbis es un nombre muy interesante y cautivador. ¿Podéis contarnos qué significa y qué os ha inspirado para llamar así a vuestra marca?

Fred Jerbis significa “las hierbas de Federico”. Hemos elegido un nombre inspirado en el Friul precisamente para acentuar y dar importancia a nuestro territorio, fundamental para crear nuestros productos, de hecho Fred Jerbis es un proyecto que comprende una línea de licores y destilados, todos caracterizados por un fuerte vínculo con el territorio.

  • ¿Qué os ha impulsado a entrar en el sector de los licores y los destilados y dónde habéis adquirido los conocimientos necesarios?

En realidad todo nace de mi pasión por las plantas y por los productos que se basan principalmente en los extractos naturales; de ahí mi atención se ha centrado primero en la ginebra y luego en los principales licores de la tradición italiana. De esta forma me he convencido de que era posible pensar en una línea de licores capaz de contar el Friul e Italia de manera auténtica y artesanal. Mi experiencia en el mundo de los cócteles empieza en el año 2000; en un primer periodo he hecho experiencias entre Italia y España, mientras que en 2008 regresé a Friul para abrir mi propia escuela de formación para camareros y un bar de cócteles en Polcenigo (Pordenone).

  • En un mercado tan concurrido como el de los licores, ¿cuál es la clave de vuestro éxito? ¿Qué os distingue de la competencia?

FJ es un proyecto de investigación y experimentación en el mundo de los destilados y los licores. Creemos que para crear productos artesanales hace falta en primer lugar un punto de vista distinto y llegar a ser, sin dar nada por sentado en ningún momento, sino intentando siempre mirar desde una nueva perspectiva. El proyecto FJ tiene dos objetivos distintos: el primero es crear licores artesanales, en cantidades limitadas, utilizando sólo ingredientes de primera calidad; el segundo objetivo que me he propuesto es realizar el mejor cóctel Negroni del mundo, de forma que he intentado ir más allá del producto en sí, más bien su mezcla.

  • ¿La actual pandemia de COVID-19 ha tenido repercusiones, positivas o negativas, en vuestro negocio?

Esta pandemia ha sido desestabilizante sobre todo porque al trabajar con el canal HORECA nos ha afectado el cierre de las actividades, afortunadamente hemos conseguido limitar las pérdidas gracias al apoyo de muchos apasionados que durante el confinamiento han optado por seguir bebiendo Fred Jerbis.

  • ¿Nos podéis adelantar algo sobre proyectos y futuros productos?

Por el momento nos hemos centrado en la realización de una destilería y de un huerto botánico para poder seguir las distintas fases de producción de forma aún más escrupulosa. A nivel de productos seguiremos proponiendo líneas de edición limitada relacionadas con las distintas añadas.

  • Según vuestra experiencia, ¿cuáles son las nuevas tendencias en el mundo de los licores y qué cosas nuevas veremos en los próximos años?

Sinceramente no somos capaces de deciros cuáles serán las nuevas tendencias, nos gustaría mucho saberlo, pero lo que pensamos es que los consumidores están evolucionando y siempre están buscando productos de calidad. Éste es un aspecto cada vez más importante y decisivo que, en nuestra opinión, no se puede pasar por alto.

  • Hablando de envase, el que se ha adoptado para vuestros productos refleja artesanía y apego a la tradición. ¿Habéis estudiado y elegido vosotros mismos los distintos elementos o bien habéis acudido a una agencia especializada?

Nuestro envase tiene una doble función, por un lado contar de forma sencilla los extractos naturales utilizados en cada licor y por otro transmitir una sensación de artesanía que es el que caracteriza a nuestros productos. La creación de la marca y de la identidad de marca ha sido una labor de nuestro grupo interno con el que hemos desarrollado el proyecto. Hemos pensado que siguiendo en primera persona también esta fase habríamos podido dar más autenticidad al proyecto.

  • Y ahora centrémonos brevemente en el tapón. ¿Qué os ha llevado a elegir nuestro tapón T-Wood para toda vuestra gama de destilados?

El tapón que hemos elegido es sencillo, sin ser trivial, cuidado hasta el más mínimo detalle y de líneas nítidas.

Fred Jerbis ha elegido T-wood, de la gama Collection, con cabezal de haya natural personalizado con impresión del logotipo de 1 color.

La espiga es sintética, elegida a posta por su neutralidad organoléptica, montada en el cabezal mediante coinyección. Esta técnica innovadora evita el uso de colas y cualquier rotura accidental garantizando la máxima hermeticidad.

DESCUBRE TODAS LAS PERSONALIZACIONES DE TWOOD